Casi un mes tarde

5 Ago
Ayer por la noche me quedé viendo las estrellas, era casi media noche. En esta época del año es posible observar a Vega pero mas o menos coincide con la época de lluvia de esta zona. Así que solo en las noches claras.
Vega significa algo para mi.
Y alli estaba…
y ayer, no sé por qué, pero precisamente ayer (aun con los comerciales de la Nissan) me regresó a la mente la leyenda  de Tanabata.
 
Tanabata (七夕, tanabata), significa "Siete Noches") es la Celebración de las estrellas en Japón. La festividad se lleva a cabo el 7 de Julio y celebra el encuentro de Orihime (Vega) y Hikoboshi (Altair). La Vía Láctea, un rio de estrellas que cruza el cielo separa a los amantes y sólo les permite encontrarse una vez al año. Ese día especial es el séptimo día del séptimo mes del calendario lunar.
 
La leyenda puede encontrarse con algunas variaciones… aqui va una:
 
Hace mucho tiempo, un joven granjero encontró una bellísima tela en el camino y se la guardó en la canasta. Un poco más adelante, una bella chica -llamada Tanabata– le preguntó si había visto su hagaromo. ¿Qué es un hagaromo? – le preguntó él. Una tela muy bella que uso para volar. No soy humana, vivo en el cielo, pero sin mi hagaromo no podré regresar allá.

El muchacho, avergonzado, no le contó que él se lo había guardado, y Tanabata tuvo que quedarse en la tierra. Con el tiempo se hicieron amigos y luego esposos.

A los años, haciendo la limpieza, Tanabata encontró escondida en la casa su hagaromo y le increpó a su esposo "¡Así que tú lo tenías! Ahora ya lo encontré, y debo regresar al cielo. Si me amas, tejerás mil pares de sandalias y las enterrerás junto a un bambú. Si lo haces, podremos vernos nuevamente".

El joven, triste por la partida de su esposa, comenzó a tejer y tejer las sandalias hasta que tuvo casi mil pares, y decidió enterrarlas junto a un bambú. Al día siguiente, el bambú se elevaba hasta el cielo, así que el joven decidió trepar en él para reecontrase con su amada.

Cuando estaba por llegar, descubrió que al bambú le faltaban algunos metros  por no haber hecho mil pares, pero luego de gritar "¡Tanabata! ¡Tanabata!" recibió ayuda de su esposa y pudo llegar hasta.

El padre de Tanabata le preguntó "¿quién es este joven?" –

Ella respondió "Mi esposo".

"¿Cuál es tu profesión?" –

"Labrador" – Contestó
"De acuerdo, entonces cuidarás de mis tierras por tres días, y podrás quedarte con Tanabata".

Tanabata le dijo al joven que tuviese cuidado ya que su padre le había puesto una trampa y que, no importando cuanta sed tuviese, no debía coger un sólo fruto del huerto.
"De acuerdo" – respondió… pero…

Al tercer día se moría de sed y pensaba "ya falta poco, ya falta poco", pero sus manos cogieron incosncientemente una de las frutas y abundante agua comenzó a brotar de ella.

Tanta, que se formó un río muy grande que separó a los esposos.

Aún pueden ver a la pareja en el cielo, son las estrellas Vega y Altair, que están separadas por la Vía Láctea, y que, por voluntad del padre de Tanabata, sólo pueden reunirse una vez al año el séptimo día del séptimo mes, en un puente formado por cuervos, pero sólo si el cielo no está nublado esa noche…

 
 
 

Una respuesta to “Casi un mes tarde”

  1. Urielkun 6 agosto, 2007 a 14:29 #

    Excelente leyenda, muy linda como muchas del Japòn
     
    Ahora ya conocemos un poco mas acerca del Tanabata 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: